Tus primeras zancadas

¡Genial! Si estás leyendo estas líneas por lo menos lo quieres intentar. Ya te aseguro que no va a ser una tarea fácil, pero si te armas de fuerza y constancia te vas a sorprender de lo que eres capaz de hacer. Si emociona pensarlo, imagínate hacerlo.

Antes de tu primer paso es necesario que tengas un mínimo material. Siempre se ha dicho que correr es el deporte más fácil de practicar. En realidad, se requiere muy poco. Tan solo una camiseta vieja (sí, puede ser de alguna publicidad o alguna que ya hace tiempo no te pones) y unos pantalones cortos o mallas que tengas por casa de cuando te apuntaste al gimnasio y solo fuiste dos semanas. Ya llegará el momento en que tendrás que invertir en material algo más técnico. Solo te lo quiero poner fácil para que empieces a correr hoy mismo.

Eso sí, las zapatillas son el único requisito importante. No te pongas unas cualquiera. No valen las zapatillas que utilizabas para jugar al tenis o jugar unos partidillos de fútbol. Las zapatillas tienen que ser específicas de running. Por ello, acércate a una tienda deportiva donde te puedan asesorar. No es necesario que te compres el último modelo de la mejor marca. Aprovecha el catálogo outlet que tienen muchas de estas tiendas. Por unos 50 o 60 euros tendrás unas zapatillas listas para devorar kilómetros.

Uno de los gadgets más utilizados por los corredores son los relojes GPS. Son una herramienta muy útil que probablemente en tu futuro como corredor deberás tener. La única pega es su elevado precio. Los más económicos se pueden encontrar por encima de los 140 euros. Puedes pasar los primeros meses sin un reloj GPS, aunque si lo tienes permitirá que tu entrenamiento sea más eficaz. Si no dispones de uno, te recomiendo un reloj con cronómetro para controlar los tiempos de entrenamiento.

Vamos con nuestro primer entrenamiento. Puede que hayas oído hablar sobre la técnica para empezar a correr donde se alterna caminar con correr. Este sistema fue ideado por el entrenador americano y exatleta olímpico Jeff Galloway. El método llamado Run Walk Run, creado en 1974, ha conseguido que miles de personas consigan correr. Galloway se daba cuenta de que muchas personas que empezaban a correr se lesionaban o acababan agotadas. Y muchas de ellas lo dejan por imposible y cesaban en su intento de convertirse en corredoras. Con este fin nació la idea de empezar las primeras sesiones de entrenamiento alternando caminar con correr.

En tu primer entrenamiento, el único objetivo será acabar. No tiene ningún sentido que acabes fatigado, con malas sensaciones o con unos dolores musculares que no puedas ni moverte. Siempre digo que tienes que tener la sensación de que hubieras podido hacer un poco más. En cambio, si acabas exhausto, algo no estás haciendo bien. Tu primera sesión podría ser:

  • Camina unos 15 minutos a ritmo vivo. Debes caminar con frecuencia y velocidad. No confundir con un paseo tranquilo de compras por la ciudad. Siente cómo tu temperatura corporal va aumentando; además, tus pulsaciones irán subiendo poco a poco. Camina rápido, pero si vas con alguien deberías poder mantener una conversación.
  • Entramos en la parte principal de la sesión. Sigue caminando unos 8 minutos a un ritmo un poco más fuerte que el anterior. ¡Empezamos a correr! Empieza con unos dos minutos. No tienes que empezar a correr como si fueras Usain Bolt, sino que debes empezar a correr de manera muy suave y progresiva. Debes notar cómo levantas tus rodillas y tus brazos al mismo tiempo. Este bloque de 8 + 2 lo debes de repetir 3 veces. En total, deberías haber corrido unos 6 minutos con sus recuperaciones activas.
  • Acaba tu sesión caminando entre 10 y 15 minutos. Si lo logras, habrás conseguido finalizar una sesión de 50 minutos sin parar de moverte ni un segundo.

Si te cuesta aguantar esos dos minutos corriendo, continúa toda la sesión caminando. El próximo día vuelve a repetir la sesión con el objetivo de sumar los 3 bloques de 8+2 con el fin de completar la sesión. Recuerda que la dirección es más importante que la velocidad. Hay muchos que van rápido y no van a ningún lado. Así que proponte el objetivo de correr, ¡lo conseguirás!

¿Te ha gustado? Puedes encontrar mas «tips» en mi nuevo libro dedicado al corredor popular.

MANUAL PRÁCTICO DEL CORREDOR POPULAR