Errores de un runner en un gimnasio

Hasta hace poco los gimnasios eran un terreno casi desconocido por los corredores. Antiguamente no estaba muy extendida la idea de que el trabajo de fuerza podría ayudar a aumentar el rendimiento del corredor ademas de reducir sus lesiones.

A día de hoy. Los runners invaden estos centros deportivos. Ya pasan casi mas de un 30% del tiempo de su entrenamiento en estos lugares. Muchos por desconocimiento o por seguir otras rutinas de usuarios con mas experiencia en el mundo de la fuerza, hacen errores estorbando su mejoría física aplicada a la carrera.

Olvídate de maquinas

Los primeros entrenamientos aplicados de fuerza a la carrera venían del culturismo. Esto llevo a relacionar las maquinas con el entrenamiento de fuerza para mejorar el rendimiento en los distintos deportes. La realidad es que estas maquinas están creadas para hacer ejercicios de fuerza en un grupo muscular aislado. Los objetivos eran claros músculos grades y muy estéticos, algo que para los corredores no es bastante útil.

Lejos de aislar lo que se quiere en un buen entreno de fuerza es unir los distintos grupos musculares para que estén lo mas coordinados posibles. Por ejemplo el ejercicio de la prensa y la sentadillas tienen a los cuadriceps como protagonistas. Esta claro que los dos trabajan este grupo muscular. La gran diferencia es que con la sentadilla se activan otros grupos musculares con el simple fin de mantener la postura.

Resultado de imagen de prensa gimnasio

Estas maquinas si que te podrían ayudar en el caso de que tuvieras alguna lesión. Al tener algún movimiento limitado puede que te ayuden en ciertos casos pero en el día a día pásate a otro tipo de ejercicios mas integrales.

En la simpleza esta la grandeza

He visto un ejercicio en las redes sociales que puede ser brutal. Nos gusta copiar lo que hacen los mejores. Si a el le va bien a mi porque no. No sabes el tiempo que lleva esta persona haciendo estos ejercicios ni si lo hace porque tiene alguna debilidad muscular.

Se simple. Los típicos ejercicios sin filigranas son mucho mas efectivos que por muchos balones, desequilibrios, materiales le quieras implementar. Una vez ya domines estos ejercicios haz una progresión para que tus músculos reciban nuevas adaptaciones. Por ejemplo puedes empezar con la sentadilla frontal sin peso, después puedes poner unas mancuernas, después una barra. Una vez lo vayas dominando puedes intentar hacer la sentadilla a una pierna o encima de algún material inestable.

No quieres ser grande, quieres ser fuerte.

¡Cómo mola la foto! Te sientes bien por ponerte 40 kilos para hacer zancadas. Menudo tipo más fuerte, pensaran los allí presentes. Cuando llevas 8 repeticiones, tu técnica empeora y tu equilibrio hace que estés apunto de caer al suelo. No estás haciendo el objetivo propuesto.

¡Recuerda! Vas al gym a entrenar. Vas a buscar adaptaciones positivas para mejorar tu rendimiento en la carrera. Céntrate en tu objetivo. Si debes levantar el 60% de tu repetición máxima no alteres tu objetivo. El ejercicio solo es efectivo al realizar una técnica correcta y con las cargas, velocidad y descanso propuesto en tu entrenamiento. No te sientas mal porque al lado levantan el doble de lo que levantas tú. Probablemente busquen otro objetivo… pensado para la foto.

Olvídate de potingues

Justo al acabar tu sesión de fuerza, tomate un batido de proteínas. Puede que algún compañero e incluso algún monitor te lo haya recomendado. Muchas marcas de nutrición deportiva nos implantan la necesidad de tomar suplementos nutricionales para mejorar nuestro rendimiento.

Resultado de imagen de corredor batido proteinas

La realidad es que estos batidos sirven para aumentar la dosis de ganancia muscular gracias a las proteínas. Solo tienes que recordar que no te quieres hacer grande, quieres ser fuerte por lo que no tiene ningún sentido meterte un batido de proteínas para ganar masa muscular.

Puede que hayas leído que estas proteínas te vengan muy bien para recuperar esa destrucción muscular que has provocado con el entrenamiento de fuerza. Si tienes una dieta equilibrada, tranquilo que llegaras a los consumos requeridos. Se estima que la población de la Unión Europea consume el doble de proteínas recomendadas en su dieta diaria.