Consecuencias en tu cuerpo después de una carrera

Nuestro cuerpo sufre un gran desgaste, tanto muscular como fisiológico. Hemos estado minutos o incluso horas poniendo nuestro cuerpo al límite y como es normal este se resiente.  Dependiendo de la distancia las llegadas suelen ser un poco diferentes. En distancias más cortas el corredor llega con el oxigeno más limitado mientras que en carreras más largas los limitantes musculares no permiten al corredor llegar con mucha velocidad.  En un 5k el corredor llega exhausto pero milagrosamente su recuperación va muy rápida y justo unos minutos después el corredor puede incluso hasta hacer un rodaje suave. En carreras largas esto se hace casi imposible, el desgaste muscular es tan alto que el corredor muy cansado incluso para poder llegar caminando hasta su coche. Aspectos como la duración del esfuerzo, la experiencia, la climatología o el momento de la temporada pueden determinar el desgaste que produce la competición en nuestro organismo.  

Existen variedad de estudios científicos que nos aportan las consecuencias de finalizar una competición.  Los más habituales son en la distancia de maratón ya que normalmente son los que mayor agresión recibe nuestros órganos y músculos.  Entre algunos podemos encontrar:

  • En un estudio realizado en la maratón de Madrid de 2012 (Ruiz-Vicente et al, 2013) se hizo un análisis de cómo se alteraban las variables hematológicas. Los valores de leucocitos y neutrófilos (glóbulos bancos) aumentaron en un 155 y en un 293 por ciento respectivamente. Solo cabe decir que estas células son las encargadas de defender nuestro organismo formando parte del sistema inmune de cada persona.
  • Otro estudio americano (Mansour et al, 2017)  encontró que aproximadamente el 40 por ciento de los corredores que finalizaban un maratón sufrían una lesión renal aguda. Un dato algo alarmante ya que uno de los médicos del estudio comentaba que «Demostramos que hay la misma cantidad de lesión e inflamación después de la carrera de maratón que vemos en los pacientes que salen de una cirugía cardíaca o en la UCI». La deshidratación puede que sea una de las culpables.
  • Valores como la creatinkinasa (parámetro que indica destrucción muscular), la troponina (indicador de fatiga cardiaca) o la proteína c reactiva (se eleva cuando hay inflamación en todo el cuerpo) llegan a estar gravemente alterados. (Clemente, 2011)
  • Nuestros músculos tampoco se libran. En otro estudio (Hikida et al, 1983)  llegaron a la conclusión que un maratón produce inflamaciones y necrosis (muerte) en nuestras fibras musculares.
No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Algo muy común justo después de finalizar una competición es la de enfermarse. Se habla sobre la relación entre esfuerzos largos e intensos donde el sistema inmune puede quedar alterado.  Por ello es fácil coger alguna enfermedad como un catarro en las semanas posteriores debido que tus sistema inmunológico ha quedado algo inflamado debido al esfuerzo.

A nivel locomotor para que lo entiendas. Un corredor que prevé hacer un maratón en algo más de 4 horas realizara algo más de 40.000 impactos contra el suelo. Por otra parte, ese impacto es de una intensidad de 2 a 3 veces el peso del deportista. Así, si pesamos 70 kg, nuestras articulaciones, sobre todo tobillos, rodillas y cadera, deberán soportar un peso de entre 140 y 210 kg en los 40.000 impactos que se dan en un maraton. Si recuerdas bien este era uno de los motivos por los que me alejo de las tiradas largas donde el corredor pasa más de 3 horas para evitar sobrecargar músculos y articulaciones.

Una vez hayan pasado unos minutos después de haber cruzado la meta y tus respiraciones no sean tan fuertes puede que tengas algunos síntomas debido a la fatiga producida. Sensación de fiebre, el pulso continuo elevado y notas (o simplemente no los notas) a tus músculos muy doloridos. Son sensaciones normales por ser finisher. No te preocupes porque lo normal que a los pocos minutos te vayas recuperando y notando una leve mejoría. A tus músculos les daremos algunos días más.

No pretendo alarmarte. La realidad es que si tenemos una optima recuperación los valores volverán a la normalidad. Por ello es muy importante respetar los tiempos de recuperación para que nuestro organismo esté listo para afrontar una nueva etapa de entrenamiento con la preparación del próximo objetivo.